Menu
  • Categoría: Biografías

Es probablemente el guitarrista más famoso del blues que ha tocado rock'n'roll. Pasó por los Yardbirds y Cream dos grupos que llevaron a la música rock por otros caminos distintos a las fórmulas de éxito; hizo historia con Dereck and the Dominoes interpretando Layla; su retrospectiva Crossroads es una de las más populares de la historia; y su desenchufado de los 90 lo convirtió en uno de los artistas más vendedores. Apodado "dios" contra su voluntad debido a su habilidad en la guitarra, su carrera se ha extendido más allá de lo imaginable, con altos y bajos, lo que lo ha convertido en un sobreviviente en un ambiente que además de competitivo es cambiante y caprichoso.

Nacido en Londres, Inglaterra, el 30 de marzo de 1945, Clapton se apropió del blues (como la mayoría de los músicos británicos) y se quedó en él (eso no lo hizo la mayoría) gracias a su participación en los Roosters y en los Yardbirds. Pero para el momento en que los Yardbirds estaban teniendo éxito a mediados del 65, Clapton se había marchado molesto por el aire pop que había adquirido la banda. Se fue para los Bluesbrakers de donde también partió porque necesitaba crecer.

Con Jac Bruce y Ginger Baker formaron la primera superbanda de rock: Cream. El grupo, además de influir decididamente en el rock de los 60, logró combinar la pasión de los músicos con los éxitos comerciales. Sus tres álbumes "Disraeli Gears", "Wheels of Fire" y "Goodbye" estuvieron entre los 5 discos más vendidos en las listas. Co escribió "Sunshine of Your Love" y "Badge", además de cantar "Crossroads".

El grupo se desbanda y Clapton y Baker se unen a Steve Winwood y al bajista Erik Grech para armar "Blind Faith", que duró apenas los suficiente como para producir un disco y una pequeña gira. De alguna manera, el experimento produjo música de altísima calidad, aunque muy distante de lo que se hacía en la época. De ahí salió "Presence of the Lord", una canción que aún hoy suena bien.

Para el momento en que Eric Clapton empezó su carrera en solitario con el disco homónimo de 1970, ya era reconocido como uno de los mejores músicos debido a su trabajo en bandas como los Yardbirs, John Mayall's Bluesbreakers, Cream, Blind Faith y Derek and the Dominoes. En ellas demostró su talento inigualable como guitarrista, lo que de alguna manera confunde, pues su salida como solista tomó demasiado tiempo para alguien de su estatura. Aunque ya tenía su proyecto como solista armado, lo demoró para integrarse a la banda D&B&F.

Durante 1971 y 1972 estuvo inactivo debido a su adicción a la heroína, pero su concierto de regreso en el Rainbow Theatre de Londres en enero de 1973 produjo un álbum que lo volvió a encaminar: "Eric Clapton's Rainbow Concert".

En 1974 asume su carrera seriamente con la salida de "461 Ocean Boulevard" que llegó a la cima de las listas y produjo el número uno "I Shot the Sheriff". Fue a partir de este momento que se empezó a desarrollar la personalidad artística de Clapton. Aunque ya lo había anunciado con sus trabajos en las bandas, la mezcla rock - balada - blues se convertiría en un sello que llenaba estadios con jóvenes que se movían al ritmo de baladas cargadas de fuerza y sentimiento.

Empezó así una producción encomiable que incluyó "There's One in Every Crowd" (marzo 1975), el concierto "E.C. Was Here" (agosto 1975), y "No Reason to Cry" (agosto 1976), que aunque no fueron tan exitosos, si le mantuvieron vigente como artista. Pero "Slowhand" (noviembre 1977), en la que aparecían "Cocaine" (escrita por JJ Cale, que también había escrito "After Midnight") "Lay Down Sally" y "Wonderful Tonight," vendió un millón de copias. Los discos que le siguieron "Backless" (noviembre 1978), en el que venía el éxito "Promises," el concierto "Just One Night" (abril 1980), y "Another Ticket" (febrero 1981), con el éxito "I Can't Stand It," vendieron en cantidades industriales.

La década de los ochenta fue bastante mala para Clapton que aunque sacó tres discos, no fue sino hasta la colección de éxitos "Crossroads" de 1988 le recordó a la gente la calidad de músico que estaba siendo olvidado. Al año siguiente, "Journeyman", significó el regreso y su último disco en el estudio durante los próximos cinco años.

El 1991, fallece a raíz de una caída su hijo de cuatro años. En el proceso de duelo apareció la inspiración para componer "Tears in Heaven", dedicada a la memoria de su hijo, y que formaba parte de la banda sonora de la película "Rush". Fue un éxito descomunal. En 1992 grabó su famoso desenchufado con MTV que se convirtió en su disco más vendido. Le siguió el álbum "From the Cradle" que fue un éxito de ventas y de críticas.

Después de este gran éxito siguió un período de malas críticas y proyectos fallidos como el dúo trip-hop TDF que formó con Simon Climie, estando él bajo el pseudónimo de "x-sample". De esta asociación, Clapton encontró en Climie un colaborador de peso para el próximo proyecto "Pilgrim", que aunque recibió críticas mixtas estuvo en el Top 10 de los álbumes gracias al éxito de "My Father Eyes".

Uno de los trabajos más interesantes de Clapton vino en el 2000 cuando, junto a BB King, interpretó temas emblemáticos del blues. Aunque en materia de ventas no necesariamente fue una avalancha, la calidad del trabajo fue como un respiro para una generación de oyentes que parecían condenados a la marabunta del rap y el techno. Le ha seguido el disco "Reptile" y recientemente "One More Car One More Rider.

Videos