Menu
  • Categoría: Cine

La asombrosa historia de un ballet para invidentes en Sao Paulo, que retrata el documental "Looking at the Stars", y la soledad de un migrante hispano en EE.UU., que refleja el drama "Lupe Under the Sun", son las bazas latinas en competición en el Festival de Cine de Los Ángeles.

La 22 edición de este certamen, que se celebra en la ciudad californiana hasta el 9 de junio, destaca por la notable presencia de cintas hispanas, ya que tanto la película inaugural ("Lowriders", del peruano Ricardo de Montreuil) como la que clausurará el festival ("Desierto", del mexicano Jonás Cuarón) son exponentes del cine latino contemporáneo.

En cuanto a las películas en competición, "Looking at the stars", del cineasta brasileño Alexandre Peralta, es un sorprendente documental acerca del ballet de Fernanda Bianchini y la Asociación de las Artes para los Ciegos, una escuela única de Sao Paulo dedicada a enseñar ballet a invidentes.

En una entrevista con Efe, el realizador contó que trabajó durante cuatro años para mostrar la vida de personas como Geyza Pereira, que pese a ser una persona ciega, es la "prima ballerina" de la compañía y profesora en la escuela.

Peralta subrayó su intención de ser "cuidadoso" y narrar la historia de manera "natural", sin caer en las emociones baratas.

"Especialmente en un documental como este, había un desafío de no resultar demasiado melodramático, por el sujeto; de no cruzar la frontera, para que se vea la vida real y no algo que dé pena", detalló.

En su opinión, el ballet permite a estos bailarines invidentes la oportunidad de mostrar "lo que realmente pueden hacer" y que "no existen diferencias" entre ellos y el resto del mundo.

"Al final, cuando están casi en el escenario, es como: 'No me importa. Préstame atención, este es mi momento'", argumentó.

El cineasta explicó que, durante el rodaje, se forjaron relaciones afectivas "muy cercanas" entre los bailarines y el equipo de rodaje y, de hecho, un grupo de este ballet viajó a Los Ángeles para asistir al festival y mostrar también sus coreografías.

En coordenadas muy diferentes, concretamente en una California dura, solitaria y agrícola, se emplaza "Lupe under the sun", un drama dirigido por el cineasta mexicano Rodrigo Reyes, radicado en Estados Unidos, que explora la angustia de un trabajador migrante que desea regresar a su país antes de morir.

El director relató en una entrevista con Efe que el punto de partida del filme surgió de una experiencia de su propia familia.

"Mi abuelo Lupe venia a California, trabajaba unos meses, y se regresaba a México. Entonces, de repente, una vez no regresó. Y pasaron cinco años y por fin Lupe regresó, pero nunca le explicó a nadie qué estaba haciendo y por qué no vino", explicó.

En la película, la intención de Reyes fue conectar a su abuelo con "los fantasmas que existen en la vida real" de aquellos migrantes "perdidos o varados", que después de mucho tiempo en EE.UU. ya no retornan a su hogar.

Con un ritmo muy detenido y una atención extrema por el silencio y los gestos, el filme, rodado con actores no profesionales, toca temas como la crisis existencial de los migrantes, el retorno mítico a la patria y el "desarraigo inevitable" de los que, después de tanto tiempo fuera de su país, no pueden volver a su casa porque ya no existe.

Asimismo, Reyes incidió en la falta de atención del cine estadounidense hacia los grupos alejados del poder y la norma, como los migrantes.

"El cine ha fallado, no solo a la hora de representar a los migrantes, sino con respecto a todas las poblaciones que no son parte de las narrativas de los cuentos comerciales", argumentó el cineasta, quien añadió que "al no contar la historia del migrante, del transexual o de la población negra, estamos ignorando las historias que nos hace falta escuchar en este país".