Menu

Mikel Erentxun publica esta semana Corazones, su nuevo disco en solitario, en el que relata y reflexiona sobre la cardiopatía que le llevó al hospital, y que de alguna manera funciona como un ejercicio de autoafirmación, grabado en analógico y con casi todo tocado por él mismo.

"A lo mejor es por la edad, soy un viejo nostálgico, pero me gusta mucho cómo sonaban los discos de finales de los sesenta, con todas sus imperfecciones", resalta a Europa Press, para después añadir: "Led Zeppelin cometían muchos fallos... Jimmy Page es el tío que más fallos comete tocando la guitarra que yo conozca, pero me encanta. Los Beatles ni te cuento. Bob Dylan está desafinado permanentemente".

Tras lanzar esta afirmación, Mikel lamenta que nos hayamos "vuelto todos locos con la tecnología y el perfeccionismo elevado al cubo". "No me gusta nada cómo suenan los discos ahora mismo. Por eso Corazones suena diferente, porque he grabado en analógico, y por eso está lleno de cagadas. Pero la suma de imperfecciones puede ser una gran cagada o algo maravilloso. Y creo que hemos dado con algo estupendo", subraya.

En esta línea, asegura que "la música ahora no tiene personalidad", en lo que considera una extensión de una sociedad en la que incluso "todos los coches suenan igual y no puedes distinguir un Volvo de un Ford". "Todos los discos suenan igual y es muy difícil que algo te sorprenda. Al final te sorprende el último disco de Bob Dylan porque hace versiones de Frank Sinatra a su manera", plantea.

Así las cosas, no sorprende que diga que su música favorita es la de "finales de los sesenta". Y aún va más allá en sus postulados: "En aquella época la música tocó techo y el punk fue el postre. Ahí se murió el rocanrol y no ha habido nada nuevo, todo son revisitaciones. Yo compro y escucho mucha música actual para saber qué se hace, pero termino enganchado al de Led Zeppelin que me falta de la colección".