Menu


Un 1° de junio, pero de 1967, la banda de Liverpool lanzaba el Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band, un disco que cinco décadas después sigue siendo considerado el más influyente de todos los tiempos.

Cuenta la historia que gracias a un insomnio de Paul McCartney en un vuelo de regreso de Kenia nació la idea del álbum de rock más importante de la historia de la música pop.

Incapaz de dormir durante el viaje, McCartney tuvo la idea de crear una nueva identidad para The Beatles y así dejar atrás una época de la que ya estaban hastiados. Cansado de las giras y de la histeria colectiva, la idea para un nuevo álbum vino durante un vuelo de Nairobi a Londres el 19 de noviembre de 1966.

“Estábamos hartos de ser The Beatles. Realmente odiábamos ser esa banda de cuatro muchachos con peinados mop-top. Ya no éramos chicos, éramos hombres”, dijo alguna vez McCartney en una entrevista.

Y fue así como, ocho meses después de ese episodio, un 1 de junio de 1967, el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de The Beatles veía la luz. Un disco que hace cincuenta años cambió el panorama de la música popular para siempre y que es reconocido por la mayoría de la crítica musical como el mejor disco de todos los tiempos.

Hacía poco que The Beatles había lanzado “Revolver”, su séptimo álbum de estudio. Como normalmente sucedía con cada lanzamiento de la banda, el disco fue un éxito en ventas a nivel mundial y vino acompañado de una gira que los llevó a dar conciertos desde Estados Unidos hasta Filipinas, entre otros países.

Pero para el año de 1966, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr estaban cansados de las giras. El agotamiento de los viajes que había dejadoel último tour y la frustración que les provocaba la histeria colectiva de sus seguidores desencadenó en la decisión de acabar para siempre con los conciertos en vivo.

Pero no fue solo el hastío generalizado de la banda la que provocó un cambio en su sonido. El momento que se vivía en la escena del rock en 1966, con la corriente del hippismo en su punto más alto, la evolución de bandas como The Beach Boys, The Byrds y The Yardbirds, y las cada vez más fuertes influencias orientales dentro de los de Liverpool influenciaron sin duda el nacimiento del Sgt Pepper‘s.

“Paul McCartney se da cuenta del camino que estaba tomando el rock en 1966. La aparición de un disco magistral como Pet Sounds de The Beach Boys hace que McCartney se interese por lo que se podía lograr en el estudio”, explica Jacobo Celnik, periodista musical y autor de los libros Rockestra.

Motivados por la excelencia conseguida en Pet Sounds, de la mano de Brian Wilson, los de Liverpool decidieron aprovechar su nueva situación. Sin giras de por medio y sin obligaciones comerciales se encerraron durante cuatro meses en los estudios Abbey Road de Londres para experimentar en el estudio y alcanzar sonidos iguales o mejores a los alcanzados por los Beach Boys.

Y fue así como en 1966 comenzó la producción del Sgt Pepper’s, una grabación que se extendió por más de 700 horas y que fue tomando forma mientras pasaba el tiempo. Las primeras canciones que se grabaron fueron When I‘m Sixty-Four, Strawberry Fields Forever y Penny Lane. Sin embargo, solo una de ellas entró en el disco. Tanto Penny Lane como Strawberry Fields no clasificaron porque George Martin, prefirió lanzarlas como un sencillo.

"Fue un terrible error", lamentó años después el legendario productor de The Beatles.

Pero fue poco después de que The Beatles comenzaron a grabar la canción “Sgt Pepper’s” en febrero de 1967 que se dieron cuenta de lo que podían hacer con el álbum, por ejemplo el introducir el concepto de un concierto ficticio.

“Por primera vez los Beatles jugaron con unos alteregos y con una banda imaginaria. El disco se presenta como una especie de concierto de esta banda, algo para que el oyente se metiera dentro de un viaje imaginario muy interesante”, cuenta Juan Carlos Garay, melómano y crítico musical de SEMANA.

El álbum fue grabado en máquinas de cuatro pistas, pues en ese momento, las de ocho sólo estaban disponibles en Estados Unidos. Esta situación, indudablemente, hizo que The Beatles pensara cómo optimizar los recursos y la tecnología de grabación que tenían a la mano.

Y sin duda pistas como “A Day In The Life” reflejan esta situación particular. En la cima de sus poderes creativos, la canción combinó perfectamente las composiciones de John Lennon y Paul McCartney, junto con la maestría de George Martin para producir los dos crescendos orquestales que se encuentran al final de la pista.

"The Beatles habían aprendido mucho al lado de George Martin y ya habían experimentado con canciones como Rain, Eleanor Rigby y I Feel Fine. Pero con el Sgt Pepper‘s es cuando empiezan a despegar solos, pues además de todo lo que podia hacer George Martin empiezan a aportar ideas en el campo de la producción, como el organillo de Benefit of Mr. Kite que no es más que una idea de Lennon", cuenta Juan Carlos Garay.

George Harrison, por su parte, estaba menos enamorado por el álbum y los Beatles en general, habiendo dejado su corazón en la India. Su principal contribución al álbum fue Within You Without You, una canción con una clara influencia hindú. Sin embargo, su primera oferta —Only A Northern Song— fue descartada y prensada luego en el álbum Yellow Submarine de 1969.

"El Sgt Pepper‘s fue importante para crear una nueva corriente, un estilo que se llamó la psicodelia. Algo que sin su aparición no habría permitido que el rock progresivo hubiese sido posible", cuenta Jacobo Celnik. "Con la aparicion de este disco también aparecen los primeros pasos del rock sinfonico, que mezcla elementos de la musica clásica", agrega el autor de Rockestra.

De hecho, el mismo Ringo Starr, era consciente de que los Beatles estaban haciendo su mejor trabajo hasta la fecha.

“Sgt Pepper fue nuestro mayor esfuerzo. Le dio a todo el mundo - incluyendo a mí - un montón de margen de maniobra para llegar a ideas y probar diferentes materiales”, reconoció el baterista durante la grabación del documental The Beatles: Anthology.

Para cuando el Sgt. Pepper‘s llegó a las discotiendas el éxito fue inmediato. El álbum pasó un total de 148 semanas en las listas británicas, desde el 3 de junio de 1967. Además, lideró los listados durante un total de 27 semanas —23 consecutivas a partir del 10 de junio—.

En Estados Unidos el comportamiento fue similar, un día después de que fuese lanzado en el Reino Unido, el disco pasó 88 semanas consecutivas en el Billboard 200, durante el cual pasó 15 semanas en el número uno.

“Había pasado un buen tiempo desde el anterior disco y estábamos ansiosos por escuchar lo nuevo de The Beatles. Recuerdo que después de una espera de varias semanas, Radio 15 anunció que había llegado y corrimos con un grupo de amigos hacia Codiscos para comprar el disco”, cuenta el periodista y disc-jockey Manolo Bellon, autor de —entre otros títulos— The Beatles: La Historia.

Pero no sólo la música del Sgt Pepper’s era diferente, emocionante y colorida. Así también fue la forma en que fue entregada.

Aunque la música de Sgt Pepper fue un gran paso adelante para la música popular, el concepto de portada fue también una innovación considerable. Luego de haber descartado una propuesta inicial para la caratula, McCartney y el artista Robert Fraser y trabajaron en otro concepto que juntó las raíces obreras de los Beatles con el mundo de las celebridades en el cual ahora vivían.

La portada, ampliamente imitada, dirigida por Robert Fraser y diseñada por Peter Blake y su esposa Jann Haworth, ubicó a los Beatles en un collage de personajes de la cultura pop, de pie entre una pantalla floral y detrás del icónico tambor Sgt Pepper’s.

Entre las figuras del fondo de la portada se encuentran Edgar Allen Poe, Bob Dylan, Stuart Sutcliffe, Marilyn Monroe, Laurel y Hardy, Karl Marx, Oscar Wilde, Lewis Carroll, Albert Einstein, Marlene Deitrich y Diana Dors. Adolfo Hitler fue descartado a último minuto.

"Recuerdo que lo que más me impactó en el momento en el que compramos el disco fue su portada. Una caratula que rompe con los esquemas establecidos y que marcó la tendencia para las siguientes. Si bien no estoy seguro si fueron los primeros en poner, por ejemplo, las letras de las canciones en los discos, estoy seguro que el resto de artistas lo hicieron porque The Beatles lo hizo. Hasta en eso fueron revolucionarios", explica Manolo Bellon, disc-jockey y periodista musical.

Y aunque han pasado ya cincuenta años después de su lanzamiento, la relevancia del Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band sigue tan vigente como en aquel junio de 1967. Para celebrar las bodas de oro del lanzamiento, Giles Martin, hijo de George Martin, remasterizó las pistas originales y se produjeron diferentes reediciones de aniversario, para todos los gustos. Gracias a esto, y 50 años después, el Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band volvió al número uno de los listados en el Reino Unido. Un álbum que medio siglo después sigue siendo imbatible.

Nota: Semana