Menu

David Hallyday y Laura Smet, los dos hijos biológicos del idolatrado roquero francés Johnny Hallyday, se apuntaron un tanto en su pugna judicial con la última mujer de su padre, Laeticia Hallyday, al lograr que se congelen parcialmente los derechos de autor del cantante.

El Tribunal de Gran Instancia de París decretó hoy la congelación del 37,5 % de los derechos de autor de Hallyday (1943-2017) que controlan las editoras musicales Universal Sony y Warner y que percibía Laeticia.

La decisión constituye una victoria para David y Laura, aunque ellos habían demandado que el porcentaje de los derechos puestos en reserva fuese superior, el 75 %.

La medida afectará al álbum póstumo "Mon pays c'est l'amour" ("Mi país es el amor"), del que desde su puesta a la venta el pasado 19 de octubre se han vendido más de un millón de ejemplares, una cifra récord en Francia en la fase de lanzamiento.

Esta decisión judicial supone un nuevo capítulo en la mediática batalla que libran en los tribunales por una parte Laeticia, quien adoptó junto a Hallyday a dos niñas, Joy y Jade, y por otra David Hallyday (52 años) y Laura Smet (35), ambos hijos biológicos del cantante aunque de madres diferentes (Sylvie Vartan y Nathalie Baye, respectivamente).

Las hostilidades se desataron poco después de la muerte del rockero, fallecido de un cáncer de pulmón a los 74 años el 6 de diciembre de 2017. David y Laura cuestionaron la legalidad del último testamento de su padre, realizado en Los Ángeles (EE.UU.) el 11 de julio de 2014.

En este documento, Hallyday decidió no legar nada a ninguno de los dos porque ya les había donado en vida, y señaló a su esposa Laeticia como única heredera de una fortuna estimada entre 20 y 30 millones de euros (de 22,7 a 34,1 millones dólares).

David y Laura han recurrido ante la Justicia francesa la legalidad del testamento, firmado en Estados Unidos. Mientras se espera un fallo sobre el fondo, un tribunal ya decidió en abril pasado congelar el patrimonio de Johnny Hallyday en Francia.